martes, 19 de junio de 2012

CHOCOLATE DE PERÚ: TESOROS DEL INCA

Esta es una cajita de chocolatinas seleccionadas de tres orígenes peruanos: Jaén, Ayacucho y Cusco. Los fabrica la Compañía Nacional de Chocolates de Perú y la compré en el aeropuerto de Lima. Claramente, está destinada al turista y a regalos.  Es un estuche de 24 chocolates de 4 g hechos con 65% de sólidos de cacao.



El diseño es elegante y dentro de la caja se incluye un folleto publicitario sobre el cacao peruano, con un mapa de Perú, en el que explica que se ha usado desde tiempos ancestrales para la preparación de bebidas ceremoniales semi-amargas de tipo aromático y de calidad superior.




También dice que según las leyendas, la tradición de beber espumoso chocolate endulzado con miel empezó siglos atrás, antes de la llegada de los españoles. La bebida de los nobles y guerreros incas era preparada con cacao cultivado especialmente para la nobleza. Los cronistas narran que el último Inca del imperio incaico, el gran Atahualpa, se complacía en admirar el espléndido verdor de la campiña cajamarquina, sentado sobre un trono de piedra que perdura hoy en lo alto del valle. Tranquilo, deslumbrado por el color esmeralda del fértil valle a sus pies, sin imaginar la cruenta conquista por venir, saboreaba de tarde en tarde un quero (vaso) de oro colmado del oscuro brebaje.
La caja dice que son semiamargos, de delicado aroma y suave textura y que “harán sentir que se está llevando el dulce secreto de los Incas”. Ingredientes: licor de cacao, azúcar, manteca de cacao, lecitina de soja y saborizante artificial.

LA CATA

De buen aspecto, las chocolatinas tienen un sello y bonito color. Huelen a chocolate, no intenso y también a café. Las he probado con mis amigas Asun y Mariajo; la última, la bloguera de Interiores Minimalistas.

Ayacucho. Sabor terroso, menos dulce. El sabor está concentrado en el fondo de la lengua. Me sabe a monte, a musgo.

Jaén. El más suave, más aromático. Dulce, con toque a vainilla.

Cusco. El más dulce. Gusto largo a tierra.  

No son chocolates de textura fina. Se derriten bien y son agradables pero para mi gusto, pecan de dulces.

Aprovecho para saludar a los seguidores de Perú, país productor de cacao fino y de aroma y de una maravilla como el cacao blanco de Piura. Del 4 al 8 de julio se celebrará el Salón del Cacao y Chocolate de Perú 2012, del que informaremos como podamos en la distancia.

7 comentarios:

  1. Carmen19/6/12

    Yo tanmbien probe esta cajita de chocolates , me la trajo mi buena amiga Nerea ... y el que más me gustó fue el Jaen, era el más aromático pero no lo recuerdo dulce especialmente. Me pareció en su punto medio ¡¡
    REcuerdo que me encantó el folleto explicativo sobre el orgen del cacao con un plano de Perú y las distintas zonas de recolección. ERA realmente un envoltorio, muy bonito y las chocolatinas estaban hummmmm.....riquisimas ¡¡ PAblo se las comió muy rápido ¡¡

    Chocobesos a tod@s¡¡

    ResponderEliminar
  2. al leer esta entrada en la que hablas de perú, de los incas... me acuerdo de la aventura de tintín 'el templo del sol'. si quedan descendientes directos de los incas, quizá todavía tomen esa bebida anterior al chocolate como lo conocemos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial, Chema. Una sugerencia para volver a leer ese cómic y para investigar si los peruanos que mantienen las costumbres más antiguas siguen bebiendo el chocolate así.

      Eliminar
  3. Gracias por la información! Besos

    ResponderEliminar
  4. Tiene que estar bueno, mucho, de dónde mejor!! ;)

    ResponderEliminar
  5. Isabel y Eri, gracias por vuestra visita. Luego entro en vuestros blogs.

    ResponderEliminar