sábado, 18 de junio de 2011

CHOCOLATERAPIA CASERA, GEL DEL INSTITUTO ESPAÑOL

El artículo sobre chocolaterapia que publicó María Jesús en los inicios de este blog, en noviembre, es insuperable. Chocolaterapia, placer para los cinco sentidos.
Pero si no encuentras tiempo en tu agenda para regalarte ese placentero tratamiento en un instituto de belleza o un centro de bienestar o spa (también llamados wellness), otro instituto te lo pone fácil para darte un gusto en casa.

Instituto Español, ubicado en Hinojos (Huelva) fabrica un gel hidratante de chocolate con glicerina para baño y ducha que supone una auténtica chocolaterapia casera.
Lo compré por tres euritos el tamaño grande (750 ml) tras ojear lineales en El Corte Inglés y he quedado muy contenta. Más satisfecha que con otro gel que reseñaré aquí otro día.
En primer lugar, por el olor, muy conseguido y agradable. Incluso más que muchos postres de chocolate, que no huelen a nada porque no saben a nada.
El color también es muy atractivo; no es un barrillo que te lo echas por el cuerpo y piensas “madre mía, que me estoy metiendo!” Quizás tiene un exceso de brillantez pero será por alguna sustancia que le ponen para hacer el gel más atractivo y más untuoso.
Se admiten opiniones sobre lo que parece. No digo lo que pensé la primera vez. Ahora lo bautizo como una esferificación de un postre de planetas de la Ruscalleda :-)
Lo más importante: la textura es rica, cremosa, hidratante y saca poca espumilla. No demasiada, la suficiente. La piel queda suave después, no es que sólo lo diga su publicidad, por lo que se consigue el efecto hidratante.
Y el olor que deja la piel después permanece un ratito sin estridencias. Vamos, que en la distancia muy corta, no espantarás a nadie a quien no le guste el chocolate. Aunque con otra crema hidratante mates el efecto.
Ya, claro, no es lo mismo darse un bañito o una ducha con este gel que un completo tratamiento de cabina, donde te sobetean con mimo.
Pero si tienes un voluntario o voluntaria para que te masajee los pies, la espalda -no doy más ideas- este gel está bien de precio y es agradecido.
Tengo la piel seca y sensible y tras usarlo, se nota que hidrata. Y no me daña la piel; ya lo he probado otros días, no sólo esta vez. Esta centenaria marca además fabrica geles y cremas para personas con problemas de piel. Testa sus productos dermatológicamente pero no en animales.

Información ajena al chocolate para curiosos como yo:

Hinojos es un pueblo de Huelva, en Andalucía (España) con unos 4.000 habitantes. Copio de Wikipedia que su economía se basa fundamentalmente en la explotación agrícola y ganadera y que el verdeo de la aceituna de mesa es la actividad principal. También destaca a Instituto Español como empresa dedicada la fabricación de artículos de cosmética (Wikipedia ponía coméstica, este gel está casi para comérselo), higiene personal y droguería. Si accedéis a su página web en el primer enlace hay más información de su rico patrimonio cultural y gastronómico.

Muy interesante para los amantes de la naturaleza: Hinojos posee una gran riqueza medioambiental en su término, porque su marisma está en el parque nacional de Doñana. Es uno de los enclaves más importantes de Europa por donde pasan cientos de miles de aves migratorias (ánsares, grullas, moritos, garzas imperiales o límicolas). Doñana es conocido por su población de lince ibérico y águila imperial ibérica. La combinación de ecosistemas —bosque y matorral, dunas y playa, marismas y vera— tan dispares en un área relativamente pequeña, hace de este territorio algo único en Europa.

Parajes tan populares en la romería del Rocío como la Raya Real, el Palacio del Rey o el Puente del Ajolí, por el que muchas hermandades llegan hasta el santuario de El Rocío, pertenecen al término de Hinojos. No nos acostaremos sin saber algo más y sin ganas de pasar por este pueblo de Huelva.

CONCLUSIÓN DE LA CATA-BAÑO

Este gel muy recomendable pero no se come. Disponible también en formato pequeño de 500 ml. No confundir con el gel de ducha y baño Tulipán negro (¡¡todavía existe la marca!!) de café y caramelo, que tiene un envase de color chocolate que engaña, porque el contenido no es de chocolate. Y que en el lineal del súper, estaba colocado muy cerca.
Ahora no os voy a poner una foto mía en la ducha, sólo faltaría J, pero sí os pongo ésta para que veáis que en un corto espacio de tiempo, se puede relajar una, con poca agua. Eso sí, usé bastante gel para que se viera en las fotos.

Soy torpelari pero no se me cayó la cámara dentro de la bañera.
¡Buen finde mientras me tomo un vaso de leche bien fría con cacao puro en polvo!

3 comentarios:

  1. Creo que lo voy a probar; me ha convencido la explicación. Normalmente pienso en estos geles con ingredientes alimenticios como algo raro que me produce un poco de yu-yu echarme en el cuerpo. Quizá es por eso que lo hacen con ese tonillo perlado, para que veas que es algo cosmético (¿o 'coméstico'?)... jaja ¡Me ha hecho mucha gracia lo de la Wikipedia...!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, Eva, y por el añadido del tono perlado. No sabía cómo describirlo.

    Seguiré compartiendo con los lectores de El mundo del chocolate otros productos cosméticos basados en el cacao, aunque no sean "comésticos".

    ¡Que tengas un buen día, guapa!

    ResponderEliminar
  3. Buscando este gel y donde localizarlo, ya q lo probe el otro dia en una casa a la q fui invitada, he dado con vosotras y me encantais.
    Adoro el chocolate en todas sus presentaciones, las comésticas sobre todo, aunque las cosméticas tambien me pierden.
    Enhorabuena por vuestro blog!!!

    ResponderEliminar