martes, 19 de octubre de 2010

HERSHEY, DE FABRICA A CIUDAD DEL CHOCOLATE


Amateur Radio Station W3HPA
Hershey es una ciudad construida en torno al chocolate. Parece increíble que lo que comenzó siendo una fábrica de chocolate en una pequeña localidad hoy sea la mayor empresa chocolatera de Estados Unidos. Y que la ciudad con avenidas llamadas cacao y chocolate, con farolas en forma de las chocolatinas típicas de la firma, tenga un gran parque temático, un zoo, museos, jardines, salas de conciertos, etc. que reciben millones de visitantes anuales. Cuenta con un centro médico ligado a la Pennsylvania State University y otras instituciones culturales y deportivas, todas fruto del legado de un empresario chocolatero.  

Milton Hershey nació en 1853 en una granja cerca de Derry Church, una pequeña comunidad de Pennsylvania.  Educado en la estricta disciplina de la fe menonita por su madre y sin apenas estudios, experimentó tres fracasos en sus negocios en varias ciudades hasta lograr el éxito con una fábrica de caramelos. Fascinado por la maquinaria alemana de chocolate, comenzó a fabricarlo para después vender la empresa de caramelos y dedicarse al chocolate.  En 1903 volvió a Derry Church y construyó una nueva fábrica; allí tenía a su disposición leche fresca para hacer chocolate con leche. Y nació Hershey´s, el chocolate más famoso de Estados Unidos.
El impulso de Hershey no quedó ahí. Su responsabilidad social se plasmó en un modelo de ciudad-comunidad para sus trabajadores. Viviendas con jardín en calles arboladas, un sistema público de transporte barato, un sistema público educativo de calidad y una gran oferta cultural y de entretenimiento.  En 1907 construyó un parque para la diversión de sus empleados, que sentaría las bases del actual parque de atracciones.  Un año antes la ciudad había cambiado de nombre  a Hershey, aunque para usos oficiales se conoce como Derry Township. Para los estadounidenses es Chocolatetown, USA o La ciudad más dulce de la tierra.

De Jasmin´s blog, de Japón

Durante la Depresión Hershey promovió la construcción para crear puestos de trabajo: un gran hotel,  un teatro, un centro comunitario y centros deportivos. La ciudad se transformó en una atracción turística. Al no poder tener hijos, creó junto a su mujer Catherine una escuela para niños huérfanos y al fallecer ésta prematuramente, legó todas las acciones de la compañía a la escuela. Hershey constituyó una fundación que continua apoyando intereses educativos y culturales para los residentes. Murió en 1945 a los 88 años.  
¿A qué viene esta historia? En un número reciente de The Economist se reseña el libro The Company Town: The Industrial Edens and Satanic Mills That Shaped the American Economy, de Hardy Green. Habla sobre el desarrollo urbano en Estados Unidos, sobre las “company towns” o colonias industriales: las satánicas y las utópicas. Las primeras “no eran mejores que los gulags, donde los empleados estaban obligados a vivir en barracones y gastaban el dinero en las tiendas de la compañía. Podían pasar toda la vida en una colonia industrial sin conocer la libertad real. Pero otras ciudades eran monumentos al espíritu utópico. Jefes benévolos como Milton Hershey, un rey del chocolate, y Henry Kayser, un magnate de la industria naval, fueron más allá para proporcionar a sus empleados no sólo casas decentes sino escuelas, bibliotecas y hospitales. El impulso utópico fue inevitablemente mano a mano con una benevolencia autoritaria. Hersey fue alcalde, policía, jefe de bomberos y organizó una patrulla de “policía moral” para espiar a sus empleados”.


(Con información de uno de los portales de Hershey; sus fotos tenían copyright y no he podido reproducirlas)

3 comentarios:

  1. Anónimo20/10/10

    No tenía ni idea y me ha parecido muy interesante. Habrá que ir, ¿no?

    ResponderEliminar
  2. Anónimo30/12/11

    papá me conto pero no le crei, mmm ya kiero ir y darle un mordiso a las paredes mmmm :p :)

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3/4/14

    muy buena historia me enanore mas del chocolate <3

    ResponderEliminar